lunes, 27 de abril de 2015

Australia: recibiendo 2015 en Sydney

Siguiente salto por las Antípodas y pisamos suelo australiano. Hoy es Navidad pero sin duda es un día muy diferente a lo que estamos acostumbrados.
Llegamos a Sydney a mediodía y nuestro hogar para los próximos días será la casa de Agnes y  Christian, les conocimos al principio de nuestro viaje durante el trek Salkantay en Perú. Ellos estaban en otro grupo pero Agnes y yo coincidimos el día que hicimos uno de los tramos a caballo, os acordais?. Agnes es encantadora y sin apenas conocernos nos ofrecieron su casa para estos días, por aquel entonces dijimos...porque no??....y aquí estamos. Que mejor que pasar el fin de año en Sydney que con gente que vive aquí, llevan  muchos años en esta ciudad pero ella es de Polonia y el de Filipinas.
Hemos mantenido algo de contacto desde entonces pero realmente la relación hasta ahora ha sido muy fugaz. Estamos algo nerviosos porque pasaremos una semana en su casa y esperamos congeniar.
Ellos viven en Marrickville, un barrio residencial a las afueras de Sydney, muy cerca del centro y con una parada de metro en la puerta, así que estamos cerca de todo lo que hay que ver y hacer en la ciudad.

Nada más llegar nos reciben con un picoteo y un vino, qué mejor para romper el hielo y hablar un poco sobre nosotros. Son grandes viajeros también, cada año hacen un viaje largo y conocen ya mucho mundo......con estás cosas en común la verdad es que es muy fácil conectar.
Su último viaje fue también una vuelta al mundo aunque mas rápida, de solo 4 meses con un ritmo mas frenético...y durante este viaje se cruzaron nuestros caminos.;)

Después de un rato de charla decidimos aprovechar el resto del día para bajar al centro y ver la decoración de navidad en la ciudad antes de que la quiten.
Cogemos el metro y callejeamos por la zona comercial, hay varios árboles de navidad, edificios iluminados y lo más simpático es un enorme árbol construido totalmente con piezas de Lego. Aquí como en el resto del mundo es festivo y todo esta cerrado.

Hace pocos días fue la tragedia de Lindtt café, y en la calle donde ocurrió todavía podemos ver las flores por las víctimas. La verdad es que tanto en las noticias como hablando con la gente podemos darnos cuenta que hay mucho miedo respecto al terrorismo islámico.
http://www.elmundo.es/internacional/2014/12/15/548e28c322601d90428b4586.html

Los siguientes días nos dedicamos a callejear y recorrer con calma las calles de Sydney, hemos estado una semana más a menos así que hemos tenido tiempo para ver bien la ciudad. Creemos que se puede ver lo imprescindible en 3 días pero no podíamos irnos sin pasar el fin de año aquí, así que nos lo hemos tomado con calma.
Por supuesto la atracción principal es el Opera House, el edificio es impresionante y como pasa siempre con estos iconos, parece irreal, como si fuese un decorado. Por cierto, que sepáis que de cerca es color crema y no tan blanco como parece en las fotos :)
Paseamos diferentes días para verlo desde distintas perspectivas...siempre hay gente...se nota que hay mucho turista que, como nosotros, viene unos días antes para el año nuevo. Lo vimos con nubes, con sol, desde el mar, desde el puente y desde todas partes, por dentro y por fuera, es impresionante!!


Cruzamos el famoso puente que une las 2 orillas de la ciudad. El puente es muy chulo, nos recuerda un poco al de Brooklin en Nueva York y las vistas desde allí son muy buenas. Nada más cruzar, se llega al Luna Park, un parque de atracciones que tiene más de 100 años, y que conserva todavía el estilo retro y las atracciones de entonces, merece la pena verlo por que es bastante curioso.
Aprovechamos para comer en los jardines de la zona con vistas al Opera House y rodeados de ibis, aquí ya empezamos a ver las especies de animales tan peculiares que tiene este país.

Volvemos a cruzar el puente y esta The Rocks, el barrio donde se fundó la ciudad y allí quedan en pie muchos edificios de la época colonial. Hoy en día es una zona muy de moda, con muchos bares y restaurantes,  y hay también un mercado callejero modernillo bastante grande los fines de semana.


Como es fin de semana aprovechamos para conocer las afueras de la ciudad con nuestros anfitriones.
Salimos por la mañana con Agnes y Christian en su jeep, nos damos una vuelta por el centro y luego nos acercamos a la playa de Bondi, la más conocida y mítica de Sydney, sobretodo por el mundo surfero. Estuvimos un rato por allí, viendo a los surfers y la gente que va luciendo palmito, la verdad es que la playa está muy bien ainqie suele haber bastante gente.
Ellos tienen planes para comer con unos amigos así que nos quedamos disfrutando el día de playa.
Impresionados nos quedamos......nos habían comentado que en Bondi suelen aparecer tiburones a veces, pero verlos en persona surfeando literalmente las olas fue increíble. Rapidamente los 'vigilantes de la playa' evacuaron a la gente de la zona y con las lanchas desde el agua vigilaban a los tiburones para llevarlos mar adentro. Se nota que deben estar acostumbrados porque a la gente se le veía bastante tranquila.


Australia es famosa por la cantidad de tiburones que hay en sus costas y en las playas hay siempre mucha seguridad y en muchas de ellas incluso la zona de baño está acotada con redes para que los tiburones no entren. Ya ha habido modiscos de tiburones a bañistas y surfers así que los vigilantes están muuuy preparados.

Disfrutamos con Agnes y Christian otro día de jeep y playas. Salimos temprano para recorrernos la costa este de Sydney, paseamos por Watson Bay y sus acantilados, visitamos curiosos faros ademas de las playas de Bronte y Coogee.
La costa cercana a Sydney es impresionante, así que es muy recomendable coger un coche y alejarse de la ciudad un par de días para ver todos esos paisajes y disfrutar de sus playas. Además lo bueno de tener anfitriones es que te lleven a comer a sitios de lo más auténtico, Vaucluse Ocean Food es una pequeña pescadería dónde te cocinan en el momento el pescado que tu elijas, es uno de sus sitios preferidos y todo estaba bueniiiiiisimo!!!

Los siguientes días antes de fin de año nos bajamos al centro para seguir explorando la ciudad.
Recorrermos Darling Harbour, una zona de muelles dedicada al ocio y llena de restaurantes, es agradable para dar un paseo y acabar en Chinatown y en el famoso Paddy's market.

El barrio chino es pequeño pero es un buen sitio para comprar souvenirs, que están bien de precio y para picar algo en los puestos callejeros que montan para cenar. Aunque donde encontrarás de todo sera en Paddy's Matket, un gran centro comercial de estilo chino que tiene comida, souvenirs, ropa, etc, a buen precio, sobretodo teniendo en cuenta que Australia es bastante cara.

Algo bastante turístico y que vale la pena si te gusta el pescado es el Fish Market, a nosotros nos encanta, así que nos acercamos dos días a comer allí.
El pescado esta muuuy bien de precio y es de muy buena calidad.
Australia esta tan cerca de Asia que la influencia asiática se nota en toda la ciudad y en el market no iba a ser menos, aquí todas las pescaderías tienen su zona de sashimi e incluso bar de ostras.
La mayoría de la gente viene hasta aquí para tomarse una mariscada a buen precio.
El sistema esta muy bien montado, compras lo que quieras en los diferentes puestos y te lo comes en las mesas exteriores con vistas al mar y a los barcos. De la lonja directamente al plato....mejor imposible!!
Eso sí, cuidado con las gaviotas que están atentas para robar el pescado a poco que te despistes de tu plato.

Cruzar la bahía de Sydney en barco es algo que merece la pena, así que nos hacemos el viaje a Manly en ferry para pasar  muy cerca de Opera House desde el agua y volver al anochecer para ver como se pone el sol detrás de la torre de Sydney y el skyline de la ciudad.
Manly es una playa bastante grande y como no  a tope de gente y de surfers. Siguiendo la costa se llega a Shelly Beach, una cala mas pequeña y algo mas tranquila donde en la zona de rocas cercanas te puedes meter a hacer snorkel. Hace calor, así que, al agua patos.....no tiene unos fondos impresionates pero  pudimos ver varias pastinacas y bastantes peces grandes, y unas sepias pequeñitas guapísimas!!!


Aunque la gente está ya con ambiente festivo, Agnes y Christian trabajan estos días. Nosotros estamos por el centro y quedamos con ellos al salir de trabajar en el 'Orbit bar and dining' para tomarnos algo y ver como cambia la ciudad con la puesta de sol. Es un sky bar en la planta 47 de un edificio circular que va girando lentamente hasta hacer la vuelta completa, así mientras te tomas algo vas viendo la ciudad a tu alrededor.
Muy recomendable tomarse algo allí, no es más caro que cualquier otro bar de la ciudad y las vistas son geniales.
Además el bar tiene una bonita historia, ya que allí trabajaba Agnes hace unos años y fue allí donde Agnes y Christian se conocieron y empezó su 'historia de amor'. Nos echamos unas risas con ellos contándonos las anécdotas de como empezó todo. Jejejeje!
Despues nos vamos a tomar unas cervezas a otro de los sitios de moda, el Opera Bar, el bar y restaurante al aire libre que hay justo a la orilla de la bahía junto el Opera House. Desde allí podemos ver las vistas del puente y el Opera House iluminados mientras charlamos con unas cervezas.

La ciudad tiene también sus zonas verdes y justo en el centro estan los 'jardines botánicos' que bien se merecen un paseo ya que también desde allí se tienen buenas vistas de la ciudad y del Opera House.
Muy cerca está la catedral de St Mary y desde allí la foto de la famosa Sky Tower es perfecta. Sydney fue colonia inglesa y eso se nota en sus edificios antiguos de estilo muy británico, la catedral o el impresionante centro comercial Queen Victoria Building son prueba de ello.


Por cierto aquí al igual que en todo el mundo, las rebajas empiezan el día después de navidad, así que estos días el centro ha estado de bote en bote y en las tiendas hemos visto colas interminables que salían a la calle, la fiebre consumista está en todo el mundo. En España nunca hemos visto colas tan increibles

Ya con toda la ciudad vista llega el gran día: 31 de diciembre!!!!
La ciudad está a tope de turistas de todas partes, es un acontecimiento mundial y ahí estaremos para ver en directo las imágenes que tantas veces hemos visto por la tele en las noticias del mediodia...jejejejeje!

Y la gran noticia es que tendremos la gran suerte de poder ver el espectáculo de los fuegos desde un barquito en la bahía. Christian y su amigo Brian han estado navegando para traer el barco de Brian desde el norte hasta Sydney, y nos invitan a vivir el momentazo de los fuegos desde el mar!! Que emoción!!

Por la mañana hacemos la compra para cenar en el barco y por supuesto que aparte del vino o las cervezas el menú no se parece en nada a lo típico que se suele comer estas fechas en España.
Cuando Agnes llega de trabajar preparamos los bocatas y todo lo demás y nos vamos a coger un ferry a Taronga, la zona donde está el zoo. Christian y Brian ya tienen el barco situado en la bahía desde ayer y nos recogerán allí con una lanchita.
La ciudad está a tope de gente, y el ambiente es brutal!! Desde el ferry podemos ver los preparativos para esta noche, junto al Opera House hay un escenario y están con los preparativos para la fiesta privada.
Aquí el fin de año se vive muy diferente y a pesar de que hay fiestas después de los famosos fuegos artificiales, las entradas cuestan un dineral, así que la mayoría se toma algo con los amigos donde han estado viendo los fuegos y para casa. Así que no hay vestidos de fin de año, ni horas de peluquería, ni maquillajes festivos.
Al llegar al puerto Christian viene a buscarnos con una pequeña lancha neumática y de 2 en 2 vamos al barco.
Es un pequeño barquito de vela, pero más que suficiente para la gran noche. Estamos muy bien situados con vistas al puente y al Opera House, y sin ningún barco delante que nos tape la vista! Que pasada!
Brian es muy simpático, el es danés aunque lleva muchos años en Sydney, la verdad que charlando de mil cosas entre cervecitas y picoteos se nos va el tiempo volando.
Estamos rodeados de barcos y el modelito fin de añero de muchos es un simple bañador, ya veis que no se gastan mucho en la noche más especial del año.
El entretenimiento empieza ya por la tarde. Primero hay un espectáculo de acrobacias aéreas impresionante, los pilotos tienen mucha sangre fría de dejar caer el avión hasta casi a ras del agua y luego levantar el vuelo a una velocidad de vértigo, que miedo!!!
La luz va cayendo y va anocheciendo poco a poco y empiezan los fuegos 'familiares' y la verdad que para ser los 'de mentira' no están nada mal.

12, 11, 10, 9, 8, 7,........Feliz año 2015!!!!

Y a las 12 por fin el gran momento, los fuegos son impresionantes, no esperabamos menos, y el vivirlos en el barco sobre el mar, algo único de verdad.
Muchas gracias Brian por hacernos sitio en el barco y dejarnos disfrutar de esta noche espectacular con vosotros!!


Al poco de acabar los fuegos volvemos a puerto y nos despedimos de Brian que se queda a dormir en el barco.

No hay ferry de vuelta, nos toca andar hasta la parada de bus, hacer cola hasta que por fin podemos coger un bus que nos lleva al metro que nos deja en casa...que locura de gente!!! Tardamos casi 3 horas en llegar y estamos muertos!!
El dia 1 no hicimos nada, descansar y recuperarnos de la resaca de año nuevo, al igual que en España, jejejeje. Hablar un poco de todo, preparar las maletas, y descansar...la verdad es que estábamos como en casa! Que maravilla conocer gente como Agnes y Chris, así da gusto viajar!
Estos días con ellos fueron geniales, nos trataron increiblemente bien, y podemos decir que 'es el principio de una gran amistad'.
Desde el primer momento nos sentimos como en casa. Pasamos muchas tardes y noches juntos muy agradables, charlando de mil temas, y las cenas y los desayunos que nos preparaba Agnes, Impresionantes!! Que gran cocinera!!! Y Christian siempre tan atento y amable, todo un anfitrion de primera!!

Al día siguiente decimos hasta luego a Sydney y a nuestros amigos para irnos a recorrer Australia, dejamos una de las mochilas grandes en casa, y nos vamos a coger un coche de alquiler para poner rumbo al sur!! Nos despedimos hasta dentro de 2 semanas!

Hasta pronto Sydney, nos vamos a buscar canguros!

Informacion viajera

Tarjeta Opal: Compensa comprase una tarjeta de transporte, ya que aparte de salir más económicos los trayectos, te van cargando y calculando el saldo al igual que la tarjeta de metro de Londres. Es valida para los diferentes transportes e incluso para los ferries de la bahia.
https://www.opal.com.au

O bar and dining: Recomendable tomarse algo en un sky bar de este tipo. En la ciudad hay alguno más pero este es peculiar por su perfecta vista 360 gracias al ligero movimiento de este piso 47, toda una obra de ingenieria;). Se puede tomar algo e incluso cenar.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola Celeste
      Ya sabemos que estais intrigados por ver lo bien que lo pasamos con nuestras familias en Bali jejejeje
      A pesar del retraso que llevamos, con un poco de suerte publicaremos esa entrada antes de volver a casa :))
      Bicos
      Juan & Rosi

      Eliminar